Guantanamo.. o el Stage de Pontevedra

Y después de un mínimo descanso, la última semana de Julio, Timo y yo llegamos a la residencia de Pontevedra (también conocida como Guantánamo 2 por la hora temprana de cierre, por las cámaras en los pasillos y la luz con sensores).

Los días allí empezaban con los famosos “10 minutos de activación matutina” que no hacían más que ponernos a la gente de mal humor, porque ni nos activaban (sólo eran 3 o 4 vueltas a la pista de atletismo) ni eran matutinos (si se entiende como matutina, la primera actividad de la mañana) puesto que después de la activación, tocaba volver a la cama a dormir, así que más bien la activación era una actividad de sonámbulos, más que una forma de despertarse.

En los entrenamientos se notaba la tensión de la competición que cada vez veíamos más cercana (Alicante). Muchos randoris, poca gente (la selección sub23, los andaluces, los valencianos, los andorranos y por supuesto los gallegos) y una intensidad alta. Por suerte, las cervecitas de después de cenar en la plaza de Pontevedra consiguieron que los entrenamientos nos resultaran menos pesados. Además continuábamos con la preparación física haciendo flexiones cada vez que perdíamos jugando al póquer en la terracita del bar, y los otros clientes tuvieron la oportunidad de ver a 5 o 6 judocas sudando por haber apostado demasiado.

Finalmente terminó la concentración y tras unas 15 horas de cómodo y plácido viaje en autocar, llegamos a Alicante la tarde del día 4 de agosto, día previo a la competición de Alicante….

1 Comment

Leave a Reply

La teva adreça no serà publicada.


*